Triunfadores


Alejandro Oliva [@betandtuit]

Real Murcia, 0; Jumilla, 0.
El domingo amaneció España hablando de tenis, que regresaba a nuestras vidas tres años después. Ya era hora de que se jugara un partido decente, ¿no? Con lo que nos gusta a nosotros el tenis. Un Nadal-Federer, socio. ¿Cómo no ver ese partido? Dos de los mejores tenistas de siempre en un duelo eterno que será historia de este deporte. Y más allá de eso, dicen, los valores que transmiten: dos buenas personas, humildes, normales, nobles, respetuosos. Sin duda Roger y Rafael lo son, y sus batallas han enviado un mensaje conciliador en un mundo que parece inclinarse hacia el otro lado. Pero algo me dice que, aunque no lo fueran, la historia sería parecida, porque en España el relato deportivo se ha construido así: los triunfadores son buenos y los buenos triunfan. En la España gris el deporte apenas existía, era cosa de tres o cuatro ricos, pero la España moderna prefirió invertir en el triunfo antes que en el deporte. El modelo, impulsado por el éxito de Barcelona 92, ha tirado de héroes como Induráin, Nadal, Fernando Alonso, Gasol, Casillas, Xavi e Iniesta (siempre juntos), Contador, Mireia Belmonte ahora. Las sombras del dopaje y de la ‘medicina deportiva’ son cosa de envidiosos de fuera, hombre. A Alonso no llegaron a perdonarle que fuera antipático y fue castigado en cuanto empezó a perder, como ya le había pasado a Carlos Sainz. Porque el relato, que en principio no implicaba maldad, fue generando una historia paralela de desprecio al perdedor, de mofa y pitorreo, que terminaba humillando al derrotado, que no sólo perdía, sino que era mala persona. Cuentan que hay lugares con campos de golf hasta la bandera donde se ovaciona a todos los jugadores, torneos de tenis con las pistas llenas aun sin tenistas de la tierra, rincones donde gusta el atletismo, la natación, el deporte en sí; donde se respeta y se acepta la normalidad de la derrota. La cultura deportiva española es la del triunfo y por eso la mayoría de los recintos deportivos están vacíos. Los triunfadores están en la tele. En Italia gusta el tenis; en Bélgica, el ciclismo; en Francia, el rugby. Aquí no gusta ni el fútbol. Aquí gusta ganar.

El domingo avanzó con una gran victoria de Federer sobre Nadal y, en ese contexto, recibía el Murcia esa misma tarde al Jumilla, a este gran Jumilla del Pichi Lucas. En ese contexto, claro, el Murcia debía pasar por encima del Jumilla y acercarse más al playoff. Es lógico. Es el relato que escuchamos todos los días. ¿Quién cojones va a ir al fútbol para no ganarle al Jumilla? El deporte en sí, el duro trabajo diario por conseguir el triunfo, no tiene ningún valor si luego no ganas. El nuevo Murcia fue algo mejor que el rival y el balón estuvo al final cerca de entrar, pero no entró. El nuevo Murcia es un muy nuevo Murcia, ojo, que el otro día presentaba un once con más nuevos que viejos. Paco García sorprendió sin parte de sus certezas (Ruiz, Morante, Armando), acaso buscando rápido una fórmula ofensiva que nos dé más victorias (la profundidad de los laterales, la creatividad en mediocampo). Paco sabe dónde está, sabe que no habrá paciencia en esta segunda pretemporada. Sabe que la cantinela rancia sobre que su modelo de juego no vale para Segunda B (aunque siempre ha dado resultados en Segunda B y Tercera), sobre la falta de profundidad y de intensidad, tiene cada vez más seguidores. Sólo porque no ganó. Porque somos triunfadores, Paco, qué le vamos a hacer, y ahora nos han contado que los nuevos son muy buenos y entonces vas a tener que ganar. Porque nosotros somos pacientes, y queremos un proyecto de cantera a largo plazo con un entrenador de la casa y todo eso. Pero queremos que ganes ya. Y queremos que subas, porque si no subes serás un mierda como Aira y Carlos Sainz. Pero si subes, es posible que seas hasta buena persona. Y humilde, y noble. Como Federer, como Nadal. Como Gasol y Casillas, como Xavi e Iniesta (siempre juntos), como Contador. Como nosotros.

Real Murcia: Diego Rivas, Juanjo, Golobart, Joseba, Pumar, David Sánchez, Diego Benito, Elady (Isi, 69'), Rubén Ramos (Roberto Alarcón, 82'), Rayco (Germán, 75') y Víctor Curto.
Goles: No.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada